Abusos a Menores y la “orgía” de Menores. La hipócrita y sectaria lupa sobre el Clero Católico. La matraca de “los curas pederastas” y el aprobechamiento que de ella hacen los aprobechados.


Desgraciadamente la inmensa mayoría de los púberes adolescentes no es casta, y los que guardan continencia no siempre lo hacen por motivos de Moral, sino por impulso natural, irracional casi siempre, aunque perfectamente explicable y justificable por la recta Razón, en cuanto, por ejemplo, en los casos de relaciones carnales completas, no conviene a los adolescentes no desposados entregarse a prácticas virtualmente fecundas, en cuanto ellos no son todavía actualmente capaces de afrontar la carga que impone la responsabilidad progenitora dentro de un matrimonio o pareja estable y estabilizadora de la vida de su progenie. Los comportamientos lascivos inferiores, pero que motivan, al menos potencialmente, a los superiores del mismo género, de los que la cópula fértil es el mayor y prototipo o primer analogado de todas las prácticas carnales, son imprudentes y reciben también, entre otros orígenes metafísicos (v.gr. misión divina de generosidad humana: o de procreación, o ascéticocelibataria), del primer analogado de ilicitud venérea (la cópula fecunda fuera de matrimonio) su razón de inmorales.

Muchos padres saben de la vida lujuriosa de sus hijos adolescentes, y toleran que los críos se solacen entre ellos, pero se rasgan las vestiduras y persiguen con intransigencia a cualquier adulto que ose substituir a uno de esos jóvenes “partners”, u ocupar su lugar. Consideran moral lo que hacen los jóvenes entre ellos, e inmoral lo que un adolescente hiciere con un adulto, como si la moralidad e inmoralidad dependiesen de la edad de al menos uno de los púberes actores de la obra cupídica.

Contra esa pseudomoral vicéfala, que más repara en los accidentes que en la esencia, y ve la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio, escribí un comentario en un periódico digital chileno, a propósito de la “orgía” que los comecuras apuritanados e hipócritas tienen montada con la carrañaca de “los curas pederastas”. Brindo ahora versión muy poco corregida, de aquel opusculillo, de 13 de Septiembre de 2013 :

<< Soy un Sacerdote, y voy a poner después un caso concreto anónimo, como uno de los paradigmas de lo que se puede hacer y se hace con la matraca de los abusos carnales a menores.

En primer lugar los púberes no suelen ser angelitos, tocan la zambomba más que los monos del parque, aunque los curas se desgañiten intentando disuadirlos (bueno, algunos curas). Luego, con prohibiciones, o sin ellas, se hartan de fornicar, pero no con adultos (lo cuál se ve como la máxima depravación), sino con vírgenes de su edad, y viceversa. Entran vírgenes y salen másquerrameras. ¿Salen? No, … se quedan, o cambian de novio [que hoy se define no como cortejador, sino como “pareja” (de cama, claro)] más que el camaleón muda su color, muchas veces por inducción de los varones adolescentes, jadeantes e indecentes hasta en el lenguaje, de guarrísimo asco. Me pregunto si es mejor, u objetivamente  menos malo, ya sea uno adolescente, ya sea adulto, aparearse con una adolescente, que “cubrir” a una adulta. Y me respondo que es preferible una adulta. Entonces ¿Quien es el peor? ¿El adulto que va con una adulta, o el adolescente (con más uso de razón que yo, más picardía que yo, más potencia que yo, más efervescencia que yo y más libertad tolerada que yo) que se monta a una vírgen adolescente?. ¡Padres, dejad de preocuparos tanto por los adultos y por los Curas y dirigid vuestra vigilancia mayor hacia los amigos coetáneos de vuestros hijos adolescentes, que de ahí vienen los tiros, los tiros de Cupido y las voluptuosidades más apetitosas de Venus!. Procurais que vuestros hijos no se acerquen cariñosamente a adultos, mientras los dejais ayuntarse a otros adolescentes, haceis la vista gorda ante toda jodienda jóven por ambas partes, muchos de vosotros inducíis a abortar a vuestras hijas jóvenes, a las que poneis también los medios para el parricidio,  y, por otra parte, ¡Hipócritas!, quereis meter en la cárcel (hasta 12 años, como la pena de un violador, según el anteproyecto de Ley de Gallardón, el del aborto pesoista y la píldora del día después para púberes de todas las edades fértiles) al adulto que quiera, alguna vez, substituir al tierno galán.

Pues bién, el caso ejemplar es el de un cura que hereda casi todo de su Madre, y un hermano resentido, el que menos se ocupó de su Madre anciana y enferma (seis años se llevó sin hablarle, los últimos de la vida de tan espléndida mujer), extorsiona al cura y le dice que si no le da la mitad del piso tal, y tal y cuál, lo denuncia por pederasta. Convence a un sobrino para que diga que el clérigo abusó de él de niño, si el cura no cede. “Nulli cedo” rezaba el lema de Erasmo de Rotterdam. El cura no cede, y su hermano, su sobrino y dos canallas de la camarilla del denunciante y extorsionador, tres brutales apaleadores de la llamada Sección C de un grupo político muy violento en Sevilla desde 1975, denuncian al cura por abuso carnal contra Menor de Edad, y otras muchas “lindezas” que superan las que en lo carnal se ha dicho de “mí” (César Borgia, hijo de Alejandro VI cuando éste último aún no llegó al solio pontificio).
En la Europa del Este comunista era frecuente la acusación de pederastia contra clérigos, opuestos al régimen marxista por convicciones cristianas.
Que se entere la peña que la Iglesia no sólo persigue con rigor jamás visto en la Historia y Prehistoria de la Humanidad a los adultos clérigos que abusan de menores, sino también a los que los tocan sensualmente, aunque sea con un dedito, y con consentimiento de ambos sujetos, es decir, a los abusadores y a los adultos amantes complacientes con las Lolitas de Nabukov y tropa adolescente del género, abundante por las calles, vestida de rameras y de proxenetas.
Claro que a aquel cura la historieta le irritó, pero más le divierte. No cederá ni un céntimo a esos subpuritanos hipócritas, todos ellos abarraganados [menos uno que se ha casado con su barragana, tras ser anulado su matrimonio canónico], licenciosos e indulgentísimos cuando se trate de su propia vida obscena de que alardean.
Vale. >>

César Borgia, Duque de Valentinois (pseudónimo)

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en Derecho Natural/Derecho, EL SISTEMA, Etica o Filosofía Moral, POLEMICA, POLITICA & IGLESIA CATOLICA, Teología Moral. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s