EXTRACTO DEL DISCURSO ECLESIASTICO DE “LA MISA DEL FUSILAMIENTO” O REQUIEM HISPALENSE CONMEMORATIVO DE LA HORA DEL FUSILAMIENTO DEL EXCMº.Sr. D. JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA Y SAENZ DE HEREDIA. Sevilla, 20 de Noviembre de 2006, cabe la santa Iglesia de San Jorje. Predicador: un Sacerdote hispalense, clérigo de la Santa Iglesia, súbdito de SS. .


(Nota preliminar: han sido provisionalmente suprimidas algunas palabras y frases, e intercaladas aclaraciones hechas poco después de dicha fecha. Algunas palabras debieron ser adaptadas al contexto resultante, de modo que se añadieron vocablos de apoyo, también entre corchetes.)

<<  Estimadísimos hermanos:

 Esta congregación de camaradas es principalmente por una Santa Misa de difuntos, Sacrificio litúrgicamente hecho presente, de un Hombre Divino que murió a los 33 años al igual que José Antonio, y que fue víctima de condena y muerte patibularia injustas,Jesucristo en la Cruz, José Antonio ante el paredón que representa la pared que tengo a mi espalda.

También rezaremos por nuestros familiares difuntos, incluso por quienes profesaron sinceramente, en vida, ideologías que no podemos compartir sino en determinados elementos integrables en una ética natural de justicia social.

Las demás finalidades honorables de la celebración en la que se incluye dignamente la Misa, son:

lª) La “Denuncia Profética”, para que, identificado el mal, no nos unamos a él;

2ª) La queja nuestra y pública de la Iglesia Católica, por medio de su Ministro Sagrado, en nombre de los vilmente oprimidos y marginados;

3ª) La rebelión oficial contra la conculcación premeditada, grave y escandalosa de nuestros derechos y nuestra libertad. Nos oponemos a que se nos arrebate nuestras tradiciones piadosas y rescatamos de ellas cuanto podemos dentro de la Ley Canónica y Civil;

4ª) La penitencia o compartimiento fraternal del dolor del último instante del desenlace trágico de José Antonio;

5ª) La exaltación de la bondad del jóven prócer y la afirmación ,explicada, de la vigencia de sus ideas capitales;

6ª) Breve crítica joseantoniana de la actualidad y consecuente llamamiento a la unidad racional de acción en defensa de la Patria y de la supervivencia, dignidad, prosperidad y libertad de la comunidad de pueblos a que pertenecemos y con la que tenemos en común el parentesco y el genio creador de una Civilización imperial tan “en peligro de extinción” como lo está nuestra raza,minoritaria en el mundo.

 

Nuestros juicios no serán política [en sentido moderno del término], sino visión metafísica sobre necesidades políticas que la religión exige sean atendidas.

Y lo que decimos lo proclamamos como acusación y denuncias eclesiásticas, no como sentencia que, en última instancia, corresponde, dictar, al Pontificado.

 

Como sostiene el clásico e inmenso canonista conquense, miembro[Consiliario] de la Santa Inquisición española del siglo XVII, González Téllez, y como confirman los actuales sagrados cánones 900 y 903, el Sacerdote no suspendido “a divinis”, es decir, canónicamente no impedido, tiene, como Representante Sacerdotal de Cristo, “derecho divino”[como tecnicismo magisterial eclesial. Es el derecho que Dios dicta directamente y al que no puede oponerse el Derecho Eclesiástico, ni válidamente ningun acto presentado como de autoridad o potestad eclesiásticas] solemnísimo a celebrar en cualquier iglesia o templo católico, dondequiera que se halle. El Rector de la iglesia en que el Sacerdote postule celebrar tiene la gravísima obligación moral (y canónica, según dichos cánones) de hacer lo posible por poner a disposición del Sacerdote peticionario la iglesia, y ello aunque entrañe esfuerzos notables que no impliquen “grave incomodidad”[tecnicismo canónico]. Porque cuando un Sacerdote legítimo pide celebrar, es Dios mísmo, Cristo, Creador y dueño de todo templo, quien pide celebrar, y su derecho es Absoluto. Al Obispo Diocesano compete gravísimamente velar porque la Ley Pontificia se cumpla[en la diócesis del mísmo.Cf.cán.392].

En cambio, al Dios que pide y a los Sagrados Ministros que no se pliegan a la dictadura [pseudo]democratista modernista se los destierra de los templos de su existencial propiedad.

Por una parte la Iglesia nos enseña que es obligación moral de los católicos apoyar activamente las políticas cristianas, y por otra parte los que deben garantizar el cumplimiento de esa nuestra obligación moral la obstruyen oficiosa e ilegalmente, ordenando [de modo oculto o tácito, e indirectamente através de silencios y “hechos consumados” coartantes ] inválidamente al Sacerdote que ni bendiga las políticas cristianas, ni reconozca y predique el mérito de los católicos que se han dedicado profesionalmene a la filosofía política y política cristianas, es decir, contrarias al demoliberalismo, socialismo, comunismo y anarquismo.

Dado que por los políticos del régimen capitalista pseudodemocrático se celebran funerales sin objeción eclesiástica, resulta claro que la sacrílega, impía, cruel y antipapal marginación a que se nos somete se debe al desprecio contra la persona, el alma, el espíritu noble y católico imperial de José Antonio, y contra la labor católica de éste en el ámbito de las Leyes de la Sociedad, en cuanto el ilustre difunto defendió, hasta su fusilamiento, una reforma política y social que ajustase la vida del Estado y de la Nación a las exigencias morales, naturales y también católicas, de la Patria y de la Iglesia entonces tradicional. Y ese desprecio que se extiende contra nosotros, como se extiende contra los discípulos el odio al maestro, tiene importante causa en la irreligión, teórica oculta y práctica manifiesta. Se destesta a José Antonio por el mismo motivo por el que se nos detesta, o sea, por predicar y compartir con el Grande su mismo ideario metafísico esencial, el mismo que lo llevó a la mala condena y al patíbulo de que nos honramos como nos honra la Cruz, patíbulo de Dios, patíbulo de todos los que mueren injustamente a manos de la tiranía y la sinrazón.

Los Laicos que no se solidarizan con nosotros y nuestra santa causa,y en cambio han convocado otras Misas [una al año], horariamente próximas y en cierto modo alternativas a la nuestra, han perseguido, según indica la experiencia pasada, 5 cosas:

1ª)Que se demuestre que en Sevilla, en alguna iglesia, sí se permiten Misas por José Antonio, con lo cuál se encubre la oposición e inhibición intolerables que dentro y fuera del obispado hispalense existe contumaz contra las Misas en que no sólo se rece, sino también se encomien las virtudes y méritos cristianos profesionales de José Antonio;

2ª)Que se logre una Misa que rivalice con la nuestra, que esté en posición de substituirla substituyendo así la tradición de las circunstancias especiales de nuestra ceremonia;

3ª) Que en la Misa que se pretenda substituta no se encomie a José Antonio, ni a nada de cuanto hizo grande su vida intelectual y militante, grande para la Iglesia, para España y para la Humanidad; [Esto está dicho antes de que yo tuviera constatación de que la “Misa alternativa” de las 7 y media no tuvo homilía ni encomio a las buenas acciones altruistas y cristianas, algunas heróicas, del difunto].

4ª) Que, multiplicando las convocatorias, al menos se divida y merme el público que pudiese ser llamado sólo a nuestra celebración.

5ª) Que apoyando otra, los que más deberían apoyar la nuestra y nuestras nobilísimas justas reivindicaciones tradicionalistas, no defiendan esta Santa Misa “de la hora del fusilamiento”( que es las 7, no las 7 y media). [A esta última hora se estaba celebrando aquella “Misa alternativa”,en la que no se mencionó a Primo de Rivera, ni hubo sermón, ni elogios fúnebres, y a la que asistieron tres varones cuarentones, mentiras aparte: uno de Fe-La Falange(del cuál partió la iniciativa), otro no se sabe de qué, y el tercero un observador];

No pensamos que una Misa sea en sí esencialmente mejor, ni peor, que otra. Incluso deseamos que se celebren muchas Misas por José Antonio. Reprochamos exclusivamente que quienes debían proporcionarnos el templo y aquéllos que, por su protestación externa de falangismo, debían socorrernos, en vez de servicio cristiano y socorro de camaradería se dediquen a obstaculizarnos y abandonarnos. [De los de la “nueva” FE JONS, que son (creo que exclusivamente) los de la primitiva (en todos los sentidos) “Falange Independiente”, no apareció ni uno, ni por una celebración, ni por la otra].

Además de protestar y reivindicar, nuestro acto es rebelión contra el sabotaje a la Misa de horariamente exacto aniversario y mismo lugar tradicional. Nos rebelamos contra él y lo conjuramos con la ayuda de Dios.

A pesar de su dolor intrínseco, más dulce que la amarga queja es la penitencia que hemos venido a consumar. Asistimos conmemorativamente a la hora oficial fría y obscura, hora exacta de la muerte, del fusilamiento, instante preciso fugaz, en que las balas inmisericordes atravesaron letalmente el cuerpo vivo de un hermano eximio. Acudimos a lo último de una noche de tragedia y duelo no sólo para familiares y amigos, sino también para toda España; venimos a la tiniebla, al paredón, la hora fatídica, al frío de la noche, frío de la muerte dolorosa, frío del corazón de los verdugos.

Venimos a padecer con el Cristo doliente y crucificado, al que se analoga y une José Antonio en sus últimos padecimientos. Se acude aquí, desde 1937, a padecer con el encarcelado y fusilado, a vivir el instante conmemorativo de la prisión y fusilamiento de nuestro amado compatriota.

En cuanto a la vigencia del ideario fundamental de José Antonio es necesario afirmar que es perenne, como lo es la teología más esencial de Santo Tomás de Aquino, defendida, como primordial, por el ilustre prócer.

Aunque España dejare de existir, las ideas fundamentales de José Antonio, o sea, su Religión, su teología, su filosofía del Derecho, su ética aplicada al individuo y a la Sociedad permanecerían vigentes,”en pié en un mundo de ruinas” .

José Antonio no fue un político moderno, sino un tradicionalista, un teopolítico [ Es un orgullo y una vergüenza a la vez, que haya sido un conferenciante pagano francés el primero (creo) que ha hablado, en España, de “teopolítica” de José Antonio. Fue en Madrid, el 2003] y un metafísico que, desde la teología y la filosofía también construyó una política fundamental, así como una política secundaria o adecuada a realidades pasajeras que existieron en época de José Antonio, pero que él sabía que no eran eternas. Los principios permanecen eternos, los de la filosofía política, los de la política fundamental de la jerarquía, la ética caballeresca, la fraternidad patriótica, la imperialidad vocacional de la Civilización del pueblo español que el propio Vázquez de Mella declaraba expresamente ario, la vocación de la patria hispana cuyo destino heróico al que estaba llamada era “ser el brazo ejecutor de Dios, en el mundo”[frase del Fundador de Falange Española].

Ni José Antonio es un personaje histórico válido sólo para su época, como pretenden los modernistas, ni nosotros, en lo que somos joseantonianos, estamos trasnochados. El Sionismo e Islamismo, y los regímenes comunistas monárquicos (aunque sin realeza) [Monarquía sin realeza es un concepto del Generalísimo Franco, expresado en un discurso suyo que pronunció en Sevilla, ante la FET y de las JONS hispalense, a principios de los 50] y estríctamente jerarquizados, demuestran, por ejemplo, que no son las llamadas “democracias”, sino grupos humanos de rigurosa jerarquía y disciplina los que gobiernan el mundo. Más aún, el Sionismo e Islamismo demuestran cuánto poder tiene la teocracia [la teoría de la teocracia, y la presunta teocracia, no la teocracia auténtica (que es la del Pantocrator, Cristo Rey del Universo, reconocido y almenos habitualmente obedecido por sus súbditos concientes de su Señor Sobrenatural Absoluto)], cuya estructura  – substituido Dios, por un monarca endiosado comunista –  se replica, en cierto modo, en los regímenes leninistas.

Cambiar lo fundamental porque cambie lo accidental o secundario es la falacia que las nuevas sectas que se dicen falangistas [Cuando digo “nuevas” me refiero a algunas surgidas tras el fallecimiento del Caudillo, a las que hay que preponer la “Plataforma 2003”, útil sólo como editorial], contaminadas por el socialismo, republicanismo de corte masónico y democratismo plebiscitario y plebeyista [ siempre al servicio de los mayores capitalistas inicuos, o privados, o estatales, o ambos], que nos quieren imponer abandonar la nobleza y rectitud espirituales, con el pretexto de que hay que modernizarse y “adaptarse a los nuevos tiempos”.

Nosotros no hemos cambiado, ni cambiamos porque cambie el mundo que nos rodea. Somos los mismos de la ética de guerra, los mismos de la Cruzada. Nuestra actitud hacia españa, Hispanoamérica y Europa es esencialmente la misma que tuvimos [los sociedalistas] de … [1917] a 1942.

Entonces y ahora se impone que católicos, Ortodoxos griegos, Ortodoxos rusos, protestantes y paganos [afines] luchemos juntos contra el enemigo común de la Civilización Europea, más aún: de Europa mísma, física, biológica y cultural. José Antonio fue y es, para España, partidario de ese frente común salvador, dentro y fuera de la Falange, con Carlistas y con ateos [v.gr. alguno que otro de las JONS] cuya ética coincidiera efectivamente con la de un Cristianismo aristocrático[en el sentido etimológico del término].

Si un católico de entre nosotros tuviera su casa asediada por brutales asesinos ¿Acaso dudaría en aceptar la colaboracion de ateos amigos que estuviesen dentro de la casa ? Si la vida de nuestros hijos, o nuestra familia, o nuestra patria, dependiese de heterodoxos ¿Qué hombre sensato y bondadoso rechazaría la ayuda de éstos, aun a costa de la vida de … [nosotros]?.

¿Dudó San Agustín en servirse de Platón, para hacer su teología? ¿Dudaron San Alberto Magno y Santo Tomás de Aquino en aliarse ampliamente con el pagano Aristóteles [ con su doctrina, se entiende], a quien el Aquinate llamaba “El Filósofo”,es decir, el filósofo por antonomasia?.

Mientras la obtusa ignorancia de las nuevas generaciones jóvenes siga enquistada generando intolerancia y aún más ignorancia, los prejuicios sectarios y antipragmáticos seguirán dividiendo a aquellos que, para su supervivencia y razón práctica de ser, necesitan formar todos juntos el frente común contra la Revolución [en sentido demoliberal, marxista, o anarquista] y la barbarie de la tiranía esclavizadora de los poderes fácticos modernos, dueños de regímenes llamados democráticos y dueños de la Banca [Internacional Occidental].

Es urgente que los adultos ideólogos de los diferentes movimientos llamados a la unidad contra un mayor enemigo común, estudien, prediquen y cultiven la ética fundamentada que debe unirnos en la empresa que nos libere de una tiranía que nos esclaviza y se opone al Derecho Natural, al Orden y Justicia Social que defendemos católicos [sólo los tradicionales] y no católicos, amantes de una Naturaleza sana, y libre de quienes destruyen la vida del planeta, ahogada por la especulación y la ambición explotadora de los ricos capitalistas de uno y otro signo, es decir, “de derechas y de izquierdas”. La Doctrina Tradicional Pontificia Solemne,sobre lo político y lo social, es una fuente generalmente muy desconocida, pero muy útil para cuantos defendemos un Derecho Natural, una Naturaleza que debe ser como la columna vertebral de nuestro frente ecuménico.

 

La carestía especulativa de la vida [incluida la especulación (no sólo económica) antimatrimonial y antitradicionalfamiliar], del trabajo y de la vivienda, carestía promovida por la política a favor del dominio hipotecante [inflacionista usurera] de la Banca y sus socios capitalistas ha hecho retroceder brúscamente la natalidad en España. … . La población autóctona europea recede vertiginosamente en medio de un mar de inmigrados no sólo no europeos, sino también no cristianos y, en gran medida, [anticristianos y ] antieuropeos.  … en una entrevista [reciente] televisada para Canal Sur 2, [se] aplaude ese fenómeno, porque [se]dice … rejuvenece la población en España. ¿La población en España?¿La población española?¿O la población no española en España? ¿Acaso es lo mismo?. No le importa a [fulano] … que los étnica y visceralmente extraños a Europa nos superen en número, en nuestra propia tierra, con tal que sean jóvenes [Ya es el caso en algunos municipios]. ¿Tampoco le importa que numéricamente nos superen los anticristianos y antieuropeos, con tal que sean jóvenes?. Y mientras tánto ¿Dónde queda el patriotismo del que no es lícito al cristiano prescindir? ¿Dónde queda José Antonio? ¡Fuera de la iglesia [es decir, fuera del templo], fuera del púlpito, en la calle, fuera del Presente, relegado al silencio, al MUSEO DE PERSONALIDADES, a la historia pasada para siempre, relegado al paredón, mientras se dialoga con todos, desde el Estado y desde … eclesiásticos [mira por dónde, se ha dicho esto antes de las declaraciones del Presidente de la Conferencia Episcopal, Mr.Blázquez, aprobatorias del nefando mal llamado “proceso de paz” entre el Presidente del Gobierno Político Ejecutivo y la banda estríctamente  bolchevique y terrorista etarra], con todos: con judíos, masones, mahometanos, comunistas[marxistas-leninistas], terroristas etarras, “gays“[ ostentosos, incluidos lesbianas y transexuales], etc., con todos menos con nosotros, a quienes no se nos concede ni el rango de asesinos interlocutores!. Con nosotros no hay diálogo, sino silencio, silencio a nuestras peticiones legítimas, silencio a nuestras cartas, silencio a nuestra voz, silencio a nuestro grito de justicia.

Pues bién, al silencio de la inhibición, al silencio de la subrepticia oficiosidad del sabotaje, del abandono y del apoyo al enemigo del inocente; al silencio de la nada contraponemos al Verbo Divino y la Palabra de Dios. El bello sonido de la Predicación de la verdad triunfa sobre el silencio oficial de la oficiosidad. Hablamos en voz alta, mientras que nuestros detractores mendaces murmuran en voz baja [contra mi Sagrado Ministerio], o en secreto, o confidencialmente, y siempre a espaldas de la víctima o sin reconocer oficialmente lo que le digan [de viva voz], o sea, respondiendo con silencio a cualquier petición de reconocimiento oficial de lo dicho oralmente sin testigos o pruebas.

Nuestra obediencia a la Autoridad Eclesiástica es absoluta; ninguna prohibición,  ni lícita,ni ilícita pesa sobre nosotros y estos nuestros actos. Pero,… para desobedecer al Romano Pontífice y su Derecho Canónico vigente en Sevilla [cf. cánones 900,901 y 903], y para afrentar,con silencio y conformismo [cómplices o cooperadores], a José Antonio, no [se] cuente con nosotros.

 

Y ahora volvemos a nuestro silencio, el de la muerte de José Antonio, el de nuestra condolencia más íntima. Que en él brote la vida de la meditación, la sabiduría que nos purifique, mantenga fuera de la contaminación moderna y nos proporcione mejores esperanzas de un mundo mejor. >>

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en DERECHO CANONICO, POLITICA & IGLESIA CATOLICA, Requien hispalense por JoséAntonio Primo deRivera, Teología Moral. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s