¿Abusos de menores en la licenciosa República Dominicana?. SEGUNDA CARTA AL CARDENAL PRESIDENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DOMINICANA.


Eminencia Reverendísima.

El vulgo, que hoy día es casi toda la sociedad, profundamente vulgarizada, amante de pensamientos plebeyos, expresiones sentimentales populacheras y usos vulgares, sigue la pervertida máxima de que el denunciado es presunto criminal, y no presunto inocente, y sigue la máxima de que alguien varias veces acusado de un mismo tipo de delito es delincuente porque el hecho de haber sido denunciado varias o muchas veces es prueba suficiente de que el pluridenunciado ha cometido los crímenes de que se le acusa. Los réprobos alegan, como prueba de culpabilidad de sus adversarios ideológicos, que éstos hayan sido denunciados, o denunciados más de una vez o muchas. Así pueden difamar a cualquiera de sus enemigos. Mientras que el hombre honesto, con sentido de la Justicia y el Derecho cristianos, considera (en foro externo) criminales a quienes hayan sido legítimamente condenados, en firme, por delito. Y retienen inocente, aunque sospechasen de él, al denunciado y acusado, aunque las denuncias y acusaciones sean numerosísimas, y aunque haya sentencia no firme condenatoria y apelada por el reo.
El caso es que, si sale en los medios de comunicación, la noticia de que una persona ha sido acusada de pederastia, u otro delito íntimo y sumamente vergonzoso, aunque se trate de ligeros tocamientos sin más, esa persona queda irremediablemente difamada, nunca se le podrá restaurar la fama, ni siquiera con sentencia firme absolutoria, porque la sociedad vulgarizada, que es casi toda en que nos toca vivir, siempre retendrá a esa persona al menos como sospechosa de haber cometido el crímen, y, si hay varias denuncias, lo tendrá por delincuente convicto. Es el caso del anterior Nuncio de Su Santidad. ¿Cómo lo mira y lo mirará la gente, incluso si resultare absuelto en instancias judiciales definitivas?. Su fama ha quedado destruida, no por tribunales competentes, no por sentencias firmes, sino por artículos de prensa y filmaciones televisivas en que se interpreta que un hombre con gorrita está buscando a niños para gozar carnalmente con ellos, y a adolescentes para pagarles por carnalidades consentidas. Y ¿A qué sociedad, la dominicana, pertenecen esos periodistas tan puritanos, o tan apuritanados y tan aparentemente celosos de la castidad de sus adolescentes (la cuál no logran, ni por asomo, en la mayoría de éstos, y ni la desean siquiera)? A una sociedad que el Episcopado dominicano describe con términos dramáticos, una cloaca de abarraganamientos, libertinaje carnal entre adultos, hedonismo, laxismo entre los jóvenes (incluidos adolescentes), proabortismo, proanticoncepcionismo, miseria que tienta a jóvenes sin trabajo a prostituirse, prostitución a mansalva y perversiones sin cuento, amparadas además por los políticos y gobernantes de la misma hipócrita sociedad en que se ensalzan grandes inmoralidades, se cometen graves y ostensibles pecados, campan a sus anchas las más atroces injusticias y … ¡Ah, sí! ¡Hay que lapidar a los que tocan lascivamente a niños y adolescentes!¡Hay que divulgar las denuncias y acusaciones de ese tipo contra quien sea, por muy bajo, o muy alto que esté, como si vuestro divulgador “crímen de inmoralidad” difamatoria no mereciera que os cercenaran las ingles y el pescuezo!. ¡Hipócritas! Si exigís rigor, crueldad, difamación para esos, aplicáos, a vuestros crímenes, la misma medida con que medís a los otros, y padeced, en consecuencia, rigurosas y dolorosísimas penas. ¿Qué decís? ¿Que no? ¿Que al Nuncio sí, pero a vosotros no? Dad gracias al Cielo que no os gobierno, pavimentaría, con vuestros huesos, los retretes públicos de los suburbios.
En una sociedad con tan graves motivos de tentación a la carnalidad desenfrenada, con tan difusa prostitución, con tántas y tan próximas y fáciles ocasiones de asueto venéreo ¿Juzgais con tanto rigor a quienes, débiles, sucumbiesen a esa vorágine, y quereis “empalar” al Nuncio en medio de vuestra gomorra?. ¡Qué lejos quedan aquellos tiempos y mentes, de cuando la Iglesia era próspera, fuerte, llena de grandes Santos como Santa Teresa de Jesús, San Juán de la Cruz, San Carlos Borromeo, San Juán Grande, San Juán de Dios, San José de Calasanz, y la venerable Isabel la Católica, cuando vuestra isla era parte de nuestro Imperio sobre el que no se ponía el sol. Cuéntase que tras un pontifical celebrado por el Cardenal Mendoza, a cuya ceremonia asistió Su Católica Majestad la Reyna de las Españas, acercáronse cuatro niños a la venerable Reyna, los hijos del Cardenal Arzobispo que también habían asistido a la Santa Misa. Y la Reyna, acariciando los cabellos de aquellas cabecitas [hoy eso sería tildado de acto de pederastia, por esos energúmenos], exclamó: “He aquí los cuatro pecaditos del Cardenal Mendoza”.
¿Qué menos que los obispos dominicanos instruyan a su pueblo en la sensatez, el respeto por la fama ajena, la obligadísima presunción de inocencia de los no condenados legítimamente y en firme, la inmoralidad gravísima y atroz de la prensa (en cuanto divulga la existencia de denuncias contra personas cuya identidad revela y contra las cuáles no pesa sentencia firme condenatoria)?.
Eminentísimo y Reverendísimo Señor, a quien Dios ilumine y guie siempre con abundancia de Gracia y dones espirituales y materiales:
Me siento y declaro escandalizado, como cristiano y Sacerdote, y como Clérigo de la Santa Iglesia de Cristo nuestro Dios y Señor, de quien soy y seré siempre Sacerdote. Escandalizado por las declaraciones acusatorias, o insinuantes de acusación y condena contra Su Exciª. Rvmª. el Arzobispo polaco antes Nuncio de SS. en esa república creada por la Revolución de la Masonería y sus secuaces políticos. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Además (y a parte del anterior Nuncio, en cuanto a los que caen) ¿Fueron seminaristas de oculta depravación, malos, quienes caen en el regazo de Venus, y no lo fueron quienes difaman sin derecho alguno, prematuramente, injusta y gravísimamente a un Sacerdote desde hace 42 años y Obispo desde hace también muchos? ¿Fueron buenos seminaristas los que, tras la dimisión del Estado Clerical, abandonan a los Sacerdotes penados, les quitan el sustento de un día para otro, lo abandonan a la miseria, les retiran toda vigilancia, y los desprecian como a apestados, incluso cuando hubiesen sido condenados injustamente, habiendo sido éstos inocentes? ¿Fueron y son buenos e indignos de ser expulsados del Clero, quienes condenan y penan a Sacerdotes, ANTES DE HABERLES ACUSADO DE LOS CRIMENES POR LOS QUE SON CONDENADOS Y PENADOS?.
O priva en nosotros la ecuanimidad, el respeto, la humildad y la misericordia, viéndonos pecadores y necesitados de los cuidados bondadosos, generosos, compasivos de nuestro Dios y Señor Jesucristo, cuya Paternidad Providente han de representar especialmente los Obispos, más áun si son Cardenales y Obispos Diocesanos, ejerciendola paternal, respetuosa, misericordiosamente sobre sus Colegas y sobre sus hijos, o escandalizareis, a los católicos, con esa doble vara de medir, y esa brecha hiperbólica entre “los puros” (“purificar a la Iglesia”) y los “impuros”, división radical que recuerda a los asesinos cátaros o albigenses, y a los criminarcas calvinistas puritanos.

Atmte. SSS. Q.B.S.S.P.
Ricardo de perea y González, el perrito de Santo Domingo de Guzmán, el canín que lleva en sus fauces una antorchita.

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en Derecho Natural/Derecho, EL SISTEMA, POLEMICA, Teología Moral. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s