Nelson Mandela y el nuevo órden de conciliación blanquinegra.


“Invictus”: cómo fabricar un falso héroe

•7 diciembre, 2013 • Dejar un comentario

nelson-mandela-004

En España, fechorías como la de la “memoria histórica” jamás hubieran sido  posibles sin la manipulación de masas que ha supuesto el cine español en los  últimos años. Eso sucede también a nivel internacional y un buen ejemplo de ello  es la película Invictus, que da una imagen completamente distorsionada de  uno de los iconos de la progresía -y también de los liberales- de todo el mundo: Nelson Mandela. La película supone un serio intento de consolidar al  antiguo líder del Congreso Nacional Africano (CNA) como un ídolo  moderno.

Clint Eastwood relata en Invictus el triunfo del  equipo sudafricano de rugby liderado por François Pienaar en la Copa del  Mundo de rugby. El triunfo queda asociado a la figura de Nelson Mandela,  que da a los miembros del equipo los uniformes verdes y amarillos, símbolo de la  “Nueva Sudáfrica” post-apartheid. El hábil gesto de Mandela le ganó el  apoyo de muchos sudafricanos blancos y consiguió que buena parte de la población  le identificara con los colores nacionales. Sin embargo esto no es todo, ya que  tan solo se trataba de un mero gesto en el océano de la violencia marxista que  asolaba la Sudáfrica de entonces.
La película edifica toda su  estrategia de manipulación sobre los estereotipos raciales políticamente  correctos de los blancos fanáticos y crueles y los negros oprimidos y  bondadosos. Se trata de un estereotipo ya recurrente en el cine y en los medios  en general, muy empleado en la guerra de propaganda que ciertas fuerzas -especialmente interesadas en la progresión del Nuevo Orden Mundial- emplean  contra Occidente. En estas coordenadas, pronto resulta evidente que detrás de Invictus, una película magistralmente llevada y de enorme belleza  cinematográfica, hay una clara intencionalidad política.

Primero, lo más  sorprendente es la manera en que el triunfo se vincula a la figura de Nelson  Mandela, por entonces solo un astuto político más al servicio del  imperialismo soviético. Su estrategia de apoyo al equipo de rugby, en contra de  las intenciones de su propio partido, constituyó un movimiento genial que, si  bien aparece en la película, ignora deliberadamente el contexto complejísimo de  la Sudáfrica de entonces. Eastwood no puede -no puede honestamente- separar la figura de Mandela de los treinta años de terrorismo y  violencia por parte su CNA. En este sentido, la película recurre a reiterados flashbacks del encarcelamiento de Mandela en la isla de Robben, un  lugar donde, según la película, parece que Mandela fue a parar por  oponerse al apartheid. De manera subrepticia, se oculta que otros personajes de  la Sudáfrica de entonces, como el obispo Desmond Tutu, se opusieron  igualmente al apartheid sin ser jamás encarcelados. Entonces, ¿por qué fue  encarcelado Mandela? El hecho es que Madela no recibió siquiera el  apoyo de Amnistía Internacional ya que, pese a cometer numerosos crímenes  violentos, habia tenido un juicio justo y había sido razonablemente  sentenciado.

Mandela era el dirigente del brazo armado del CNA y  del Partido Comunista de Sudáfrica, el célebre “Umkhonto we Sizwe”. Fue hallado  culpable de 156 actos de violencia pública que incluían oleadas de atentados con  bomba, muchos de ellos en lugares públicos, como el atentado de la estación de  ferrocarril de Johannesburgo. Pese a que el presidente Botha ofreció a Mandela la libertad en varias ocasiones si renunciaba a la violencia, su  ofrecimiento siempre fue rechazado. La película transmite la idea de que los  negros tienen todo que perdonar a los blancos y que este es el fin de la  historia. No se dice una palabra de las décadas de violencia espantosa del CNA  no solo hacia los blancos sino hacia otros negros que no pertenecían al CNA. La  Sudáfrica del apartheid, pese a todos sus defectos, atraía a dos millones de  trabajadores de las naciones vecinas, muchas en poder de regímenes marxistas,  fracasados y sanguinarios. La película silencia las bombas en los grandes  almacenes o incluso en instalaciones nucleares, la supresión de críticos y  opositores o el terrible necklacing -la especialidad de las guerrillas de  CNA- en el que la gente, con frecuencia otros negros, eran quemados vivos con un  neumático en torno al cuello incendiado con gasolina. Por entonces, los  terroristas de Mandela asesinaron y torturaron a miles de campesinos  blancos para, más tarde, reintegrarse en el Ejército Sudafricano actual, sin que  ninguna plañidera internacional haya pedido un “ajuste de cuentas” como se hace  con Chile o Argentina. Por muchísimo menos de lo que Mandela hizo en su  día, Hamas o Hizbolah son tildadas de “terroristas” en todo el mundo  occidental.

Tampoco habla la película del apoyo de Mandela y su  partido a regímenes así mismo sanguinarios como el régimen castrista, el de Robert Mugabe o el régimen chino. Aunque Invictus liga la victoria  del equipo de rugby a la figura de Mandela, no hace igual, como  correspondería en justicia, con el crimen galopante y la ruina de la economía.  En la película, solo durante un momento Mandela mira los titulares de un  periódico en el que se habla de crimen y ruina económica. Esto no hace justicia  en absoluto a la situación real: de hecho, durante los 46 años de gobierno del  Partido Nacional, 18.000 personas murieron en tumultos, atentados o en calidad  de víctimas de la policía o el ejército. La cifra contrasta con las  20.000-25.000 personas que mueren todos los años en la actual Sudáfrica, en  tiempo de paz, convertida en uno de los países más violentos del mundo. Además,  la Sudáfrica del apartheid, abominada por todos, se hallaba entonces en una  situación económica que hoy debería de envidiar: pese a estar entonces acosada  por el bloque soviético en un amplio frente subversivo y por las sanciones de  los EEUU y sus aliados, pese a sostener una guerra instigada desde Cuba en su  frontera, el Rand era mucho más fuerte de lo que es hoy. La Sudáfrica de Nelson Mandela, sin ninguno de esos problemas, es ya un gigantesco fiasco  económico y ha dejado de sacar las castañas del fuego a los países circundantes  que, dicho sea de paso, cuentan con todas las bendiciones de la comunidad  internacional de naciones “democráticas”.

Por último, queda por señalar  el giro copernicano impuesto por el gobierno de Mandela en lo moral. De  hecho, precisamente él y sus camaradas del CNA son quienes legalizaron en  Sudáfrica cuestiones como el aborto -legal desde el 1 de febrero de 1997-, la  pornografía y el juego. Nada de esto sale en la película, por supuesto. Como  tampoco sale -ha sido completamente distorsionado- la importancia que para los  componentes de aquél equipo de rugby tenía su fe cristiana. Sorprendentemente, y  pese a que la película indica justo lo contrario, es un hecho constatable que  aquél histórico equipo oraba tras cada victoria en el terreno de juego. El  propio líder del equipo, François Pienaar, declaró en una entrevista a la  BBC en 1995 tras la victoria que, cuando sonó el silbato que indicaba el final  del encuentro “me puse de rodillas. Soy cristiano y quería decir una rápida  plegaria por hallarme en aquél acontecimiento maravilloso y no solo por ganar.  De repente, todo el equipo estaba en torno mío; fue un momento  especial”.

Toda este simplismo a la hora de tratar una situación  incomprensible sin conocer el contexto africano de entonces, la guerra fría y el  papel del CNA en la subversión de todo el Sur de África, solo puede entenderse  como un acto de pura propaganda, encaminada a fabricar un falso héroe a la  medida de los intereses de la mundialización.

Eduardo Arroyo (El Semanal Digital)

http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=105786&cod_aut

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en ANTIRRACISMO, RACISMO Y CASTISMO, POLITICA HISTORICA, POLITICA MUNDIAL. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nelson Mandela y el nuevo órden de conciliación blanquinegra.

  1. mpaulinact dijo:

    Invictus es solo una película, lo interesante es analizar cómo la segregación q es violencia, genera a su vez una oposición/resistencia violenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s