Los moriscos, los yihadistas del siglo XVII – Eduardo Garcia Serrano


Fueron la quinta columna del poder musulmán en España tras la Reconquista. Eran los yihadistas de los otomanos contra la Monarquía Hispana, financiados también por la “dulce” Francia para desestabilizar el imperio español. Felipe III expulsó a aquellos yihadistas, cuyos “tataranietos” vuelven hoy a la carga contra España y Occidente.

La Historia es cíclica. Nada de lo que hoy nos sucede es nuevo o espontáneo. Todo el futuro está en el pasado que, inexorable, construye el presente; por eso, en palabras de Cicerón “si ignoras lo que pasó, siempre serás un niño”. Que es exactamente lo que le han hecho al pueblo español, infantilizarlo hurtándole el conocimiento de su Historia y suministrándole, simultáneamente, entre otras muchas cosas, ese forraje propagándistico que llaman Alianza deCivilizaciones en virtud del cual la mayoría de los españoles son incapaces de entender las aspiraciones imperialistas del islam sobre España y que seamos objetivo preferente de su varguardia armada, la yihad. Nihil novum sub sole. Todavía no hemos acabado de metabolizar, con la última desarticulación de comandos yihadistas en Barcelona y Tarragona, que España es uno de los países occidentales con más células yihadistas durmientes en su propio territorio y seguimos ignorando cómo hace 405 años, en abril de 1610, esas mismas células yihadistas fueron obliogadas a salir de España gracias al Decreto de Expulsión de los Moriscos firmado porFelipe III.

Precisamente eso eran los moriscos: los yihadistas del siglo XVII, la Quinta Columna del poder otomano en el interior de España y la herramienta desestabilizadora que la dulce Franciafinanciaba y utilizaba para minar la hegemonía del Imperio español poniéndole una vela a Dios y otra a Alá; maniobra diplomática y propagándistica genuinamente francesa consistente en sembrar por toda Europa y, especialmente ante el Papa y los estados Pontificios, la especie tóxica sobre la dudosa fiabilidad de la cristiandad de España a causa de la tolerancia de la Monarquía Hispanacon la permanencia de los moriscos en su territorio. Y eso lo hacía la católica Francia mientras financiaba a los moriscos con la rentable conmplicidad de los turcos. ¡Ojo!, no caigamos en el cronocentrismo (juzgar el pasado a la luz de la mentalidad actual). Acusar hoy a una nación europea de poca fiabilidad cristiana supone, incluso, un timbre de progresismo. En el siglo XVII esa acusación era un estigma de gravísimas consecuencias políticas, sociales, económicas y militares. Para cualquier nación, pero especialmente para España.

En contra de la leyenda negra que, también en ese sentido, tergiversa la historia de España para insultarla, lo cierto es que la Monarquía Hispana demostró una larga paciencia acreditada con una tolerancia innegable con los moriscos, los musulmanes que se quedaron en España a partir del final de la Reconquista con la toma de Granada en 1492. Paciencia y tolerancia que duraron 118 años. Jamás se integraron, nunca perdieron  la conciencia y la voluntad de recuperar España para el poder musulmán. Los moriscos eran los complices y activos colaboradores de los piratas berberiscos que devastaban las costas españolas con sus aceifas marítimas y esclavizaban a la población cristiana que capturaban, para venderla en las lonjas orientales. Los moriscos eran la vanguardia del poder otomano intramuros de España. En 1569 se sublevaron en Las Alpujarrasobligando a Felipe II a iniciar la Guerra de Granada, que capitaneó y ganó su hermano Juan de Austria. Dos años después, en 1571, el mismo Juan de Austria comandaba la flota combinada que derrotó a los turcos, para los que trabajaban y conspiraban los moriscos, en Lepanto. Tras aquella victoria de magnitudes y proporciones universales contra el poder musulmán, los moriscos, a pesar de sus evidentes complicidades con los turcos, permacerieron en España hasta que, 39 años después, Felipe III, cuando los otomanos volvían a la carga en Europa, los expulsó de España definitivamente con el aplauso de toda la cristiandad y el reproche de la cínica Francia que perdía así a su Quinta Columna en territorio español para desestabilizar a la Monarquía Hispana. Sí, la misma Francia que acusó a España de escasa fiabilidad en su cristianismo por tolerar a los moriscos, los yihadistas del siglo XVII.

Anuncios

Acerca de ricardodeperea

Nacido en Sevilla, en el segundo piso de la casa nº 8 (después 18) de calle Redes de Sevilla, el 21 de Septiembre de 1957. Primogénito de D. Ricardo, tenor dramático de ópera (que estuvo a punto de hacer la carrera en Milán), y pintor artístico; y de Dñª. Josefina, modista y sastre ( para hombre y mujer), mas principalmente pintora artística de entusiata vocación. Desafortunadamente dedicóse tan abnegadamente a su familia y hogar, que poco pudo pintar, pero el Arte, el retrato, dibujo y pintura fueron su pasión hasta la muerte, que la sorprendió delante de un óleo de San Antonio de Escuela barroca sevillana, y al lado de una copia, hecha por mi padre, de la Piedad de Crespi, en tiempo litúrgico de San José. Seminarista en Roma, de la Archidiócesis de Sevilla desde 1977-1982, por credenciales canónicas de Su Eminencia Revmª. Mons. Dr. Don José María Bueno y Monreal. Alumno de la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma, 1977-1982, 1984, por encomienda del mismo Cardenal Arzobispo de Sevilla. Bachiller en Sagrada Teología por dicha Universidad (Magna cum Laude), donde hizo todos los cursos de Licenciatura y Doctorado en Filosofía (S.cum Laude), y parte del ciclo de licenciatura en Derecho Canónico (incluido Derecho Penal Eclesiástico). Ordenado de Menores por el Obispo de Siena, con dimisorias del Obispo Diocesano Conquense, Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos. Incardinado en la Diócesis de Cuenca (España) en cuanto ordenado "in sacris", Diácono, por Su Exciª.Rvmª. Mons. Dr. en Sagrada Teología, D. José Guerra y Campos, el 20 de Marzo de 1982. Delegado de S.E.R. Mons. Pavol Hnilica,S.J., en España. Ordenado Presbítero, por dimisorias del mismo sapientísimo, piadoso e insigne católico Doctor y Obispo Diocesano conquense, el 8 de Enero de 1984 en la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz), por Su Exciª. Rvmª. Mons. D. Rafael Bellido y Caro. Capellán Castrense del Ejército del Aire, asimilado a Teniente, y nº 1 de su promoción, en 1985. Fue alumno militarizado en todo, en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), destinado al Ala nº 35 de Getafe, y después a la 37 de Villanubla (Valladolid); luego de causar baja, como también el nº 2 de la promoción, a causa de encubiertas intrigas políticas pesoistas [ocupó pués, así, la primera plaza el nº 3, primo del entonces presidente de la Junta de Andalucía, un Rodríguez de la Borbolla] en connivencia con el pesoista Vicario Gral. Castrense, Mons. Estepa. Fue luego adscrito al Mando Aéreo de Combate de Torrejón de Ardoz. Párroco personal de la Misión Católica Española en Suiza, de Frauenfeld, Pfin, Weinfelden, Schafhausen, ... , y substituto permanente en Stein am Rhein (Alemania) . Provisor Parroquial de Flims y Trin (cantón Grisones), en 1989-90; Provisor Parroquial (substituto temporal del titular) en Dachau Mittendorf y Günding (Baviera), etc.. Diplomado en alemán por el Goethe Institut de Madrid y el de Bonn (mientras se hospedaba en la Volkshochschule Kreuzberg de esa ciudad renana) . Escolástico e investigador privado en Humanidades, defensor del Magisterio Solemne Tradicional de la Iglesia Católica y fundamentalmente tomista, escribe con libertad de pensamiento e indagación, aficionado a la dialéctica, mayéutica de la Ciencia. Su lema literario es el de San Agustín: "In fide unitas, in dubiis libertas et in omnibus Charitas". Ora en Ontología, ora en Filosofía del Derecho y en Derecho Político admira principalmente a los siguientes Grandes: Alejandro Magno (más que un libro: un modelo para Tratados) discípulo de "El Filósofo", Aristóteles, Platón, San Isidoro de Sevilla, Santo Tomás de Aquino, los RRPP Santiago Ramírez, Cornelio Fabro, Juán de Santo Tomás, Domingo Báñez, el Cardenal Cayetano, el Ferrariense, Domingo de Soto, Goudin, los Cardenales Zigliara y González, Norberto del Prado; Friedrich Nietsche, Martin Heidegger ; Fray Magín Ferrer, Ramón Nocedal y Romea, Juán Vázquez de Mella, Enrique Gil Robles, Donoso Cortés, Los Condes De Maistre y De Gobineau, el R.P. Taparelli D'Azeglio; S.E. el General León Degrelle, Coronel de las SS Wallonien, Fundador del Movimiento católico "Rex", el Almirante y Excmº. Sr. Don Luis Carrero Blanco (notable pensador antimasónico, "mártir" de la conspiración de clérigos modernistas, y afines, suvbersivos, y de la judeleninista ETA), S.E. el Sr. Secretario Político de S.M. Don Sixto (Don Rafael Grambra Ciudad), los Catedráticos Don Elías de Tejada y Spínola y Don Miguel Ayuso, entre otros grandes pensadores del "Clasicismo Natural" y "Tradicionalismo Católico"; Paracelso, el Barón de Evola, etc. . En Derecho Canónico admira especialmente a Manuel González Téllez y Fray Juán Escobar del Corro; Por supuesto que no se trata de ser pedisecuo de todos y cada uno de ellos, no unánimes en un solo pensamiento ("...in dubiis libertas"). Se distancia intelectual, voluntaria, sentimental y anímicamente de todo aquel demagogo, se presente hipócriamente como "antipopulista" siendo "polulista", o lo haga como antifascista, "centrista", moderado, equilibrado, progresista, moderno, creador y garante de prosperidad, o como lo que quiera, el cuál, sometiéndose a la mentira sectaria, propagandística y tiránica, inspirada en cualquiera de las "Revoluciones" de espíritu judío (: la puritana cronwelliana (1648,) la judeomasónica washingtoniana (1775), la judeomasónica perpetrada en y contra Francia en 1789, y las enjudiadas leninista y anarquista), ataque sectariamente o vilipendie a Tradicionalistas, franquistas, Falangistas, Fascistas, Nacionalsocialistas, Rexistas, etc., o se posicione nuclearmente, a menudo con la mayor vileza inmisericorde, y a veces sacrílega, contra mis Camaradas clasicistas ora supervivientes a la Gran Guerra Mundial (1914-1945), ora Caídos en combate o a resultas; se considera y siente parte de la camaradería histórica y básica común con los tradicionalismos europeistas vanguardistas de inspiración cristiana (al menos parcial), y con sus sujetos, aliados de armas contra la Revolución (jacobina, socialista, comunista, anarquista).
Esta entrada fue publicada en ISLAM COMO SECTA. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s